19 febrero, 2005

Chicas de 30

No creo mucho en esas delimitaciones que obligan a vivirse de una manera que debes sufrir inevitablemente una transformación, cuando cumples cierto ciclo.
La Peque (Angélica), al igual que la Claudia, mi incondicional amada, tienen cara de cabras chicas, ambas con 30 o casi, y portan esa letanía de no querer crecer o de interpretarlo curiosamente como el inicio de un cansancio renovador.

Entonces, qué-cómo-cuándo-dónde enfrentar los ciclos, se convierte en un tema. 30 en el 2005 es a veces una generación que no tuvo padres patrios culturales, dictadura de por medio, y creció con una instigadora y necesaria alimentación de dos o a veces tres continentes más. Y porqué ahora eso se traduce en una progresión profesional que, en vez de apuntar afuera, a diferencia de quienes se crearon en el extranjero; se vuelca a rescatar nuestra identidad? Se traducirá en una exportación no tradicional del registro interno? La Corina Mansuy se viste hoy de colores y se casa el miércoles. Equilibrio.

21 de febrero www.zimio.com

1 Comments:

At 1:39 p. m., Blogger Mauricio Díaz said...

La vida es vida. Los ciclos son ciclos. Lo unico bueno de hoy, es saber que no hay nada nuevo. Que los ciclos son solo eso. Que estan para ser repetidos, y ojalá, mejorados. No deberia existir nada mas. Solo una compleja simpleza. Solo vivir lo que siempre quisimos. Y cerrar (momentaneamente) otro ciclo.

 

Publicar un comentario

<< Home